Blog

Intervenciones del pintor mexicano Emiliano López

Si lo vemos a distancia, un artista es la representación corpórea de nuestro inconsciente colectivo.

Si no nos involucramos con las teorías estéticas, pero lo analizamos desde nuestra perspectiva o percepción, la calidad de un artista está en la capacidad de expresar lo que nosotros sentimos, creemos o vemos, sin poderlo expresar de forma racional, porque su contenido se encuentra en el mundo de lo inmaterial, de lo indefinible.

Para la sociedad actual, la que vive en esta nueva realidad, un pintor mexicano puede hacernos sentir o pensar lo que nos ha ocurrido en el día a día a partir del confinamiento.

El reconocido pintor oaxaqueño Emiliano López Javier lo logró, con un sentido de humor inesperado: interviniendo latas de cerveza, como cuando un niño raya sus cuadernos usados, o nosotros dibujamos imágenes sin sentido en una servilleta de un restaurante.

Pero en ese hacer aburrido -que a todos nos ocurrió en este encierro-0 personas como yo hacen basura, mientras que el talento de un pintor reconocido está haciendo arte, no porque así se defina todo lo que hace, sino porque a través de ejercicios como éstos, su talento logra expresar lo que todos traemos dentro.

Emiliano López intervino una latas de cerveza bajo la sombra de su taller en Oaxaca, expresando lo que todos sentimos ante la ausencia de una bebida que escaseó, de una soledad que nos acompañó y de muchas ideas que, en el caso de este artista, si lograron expresarse.

Su selección de 10 piezas, sabemos que hay más pero no todas están a la venta, son un paseo por la mente. La constante pájara que devino de un colibrí en la obra de este reconocido pintor mexicano, junto con jaguares, serpientes, monos y mujeres no necesitan ser explicadas, porque el arte -el verdadero- no se explica.

Al momento de que una persona observa la obra, lo Emiliano propone desde el punto de vista verbal conceptual no está presente, nadie lo conoce. Y sin embargo para esta persona es altamente probable que refleje su realidad interior de otra forma no verbal, pero si emocional. Las emociones que trasmite este pintor son -desde una perspectiva distante- universales.

En lo personal, por ejemplo, esta colección es la mejor representación de mi encierro personal, de mis obsesiones, pasiones y misterios. Pero al pertenecer a ese imaginario colectivo, representan vivencias culturales mexicanas, que nos dicen mucho más de lo que solemos descubrir en una primera mirada.

El concepto de intervención de un artista ha ido evolucionado con el tiempo. Y esto no tiene nada de extraño porque también nuestra mentes evolucionan. Para mi es darle sujeción a un objeto cotidiano a un momento específico de mi vida, con un toque personal de un artista mexicano que esta inmerso en la mismo mundo contemporáneo al que pertenezco.

Siempre había visto el compromiso de un pintor con su quehacer cotidiano con el que va hilvanando su historia, pero el roce esporádico con obras de pintores mexicanos en Oaxaca me han ofecido una redefinición al arte actual: estos pintores mexicanos crean, recrean y transforman nuestra cultura.

Por Gustavo Guerrero


Conoce la colección de Imágenes del Confinamiento en este enlace

Imagenes del Confinamiento

.