Blog

El colibrí en el arte mexicano de Oaxaca

Cuenta la historia que un pintor mexicano famoso de origen Oaxaqueño, cuando era adolescente viajaba en un autobús en una carretera secundaria trazada lo profundo de su estado natal.

El sol con su implacable lengua de fuego lamía las ventanas intensificando a un nivel casi insoportable en un transporte que ronroneaba con aburrida simetría mientras escalaba la serpenteante carretera. Adormilado, el futuro pintor se estremeció cuando escuchó hablar a una pareja de ancianos, muy alarmados, que en su dialecto pedían que el autobús detuviera su marcha para bajar de inmediato. El chico conocía algunas palabras de ese idioma y entendió que la pareja hablaba de un mal presagio que observaron en el vuelo inusual de un colibrí.

Casi por instinto y sin razonar el chico brincó del asiento y bajó del autobús junto con los ancianos que se retiraban del lugar convencidos de que algo malo pasaría.

Tuvieron razón. Momentos después el autobús se desbarrancó y cobro la vida de muchos de sus pasajeros.

Para los mayas el colibrí que trasmite mensajes entre vivos y muertos, ya que es un ser que es capaz de entrar y salir del inframundo para trasmitir sus mensajes. Su expresión es a través de su conducta, del trazo de su vuelo, de su presencia insólita. Su presencia misma es un mensaje. Quizá por eso esa pareja de cultura profunda supo leer en el vuelo de un colibrí un mensaje del más allá que les evitó una muerte temprana, pero que además permitió que una promesa del arte mexicano también rescatara su vida, para dar paso a la oportunidad de desarrollar una carrera que le ha permitido difundir a otros rincones del planeta, la visión forjada en un ambiente con una riqueza cultural única del universo de Oaxaca.

Al colibrí en Oaxaca también se le conoce como"blulú", que en zapoteco significa #lo que se queda en los ojos", una poética manera de definir un criatura que nos maravilla por su plumaje y su vuelo veloz, preciso y delicado que lo hacen inolvidable para quien tiene la fortuna de apreciarlo.

Esta ave fascinante tiene una presencia constante en el arte de Oaxaca, existen infinidad de versiones en los alebrijes, productos artesanales del imaginario popular, pero también es motivo de inspiración entre pintores emergentes y consagrados.

En nuestra galería el colibrí se hace presente de forma transparente con esta obra de titulada “De la Serie Santuarios de Luz" del pintor Manuel Miguel

De la serie Santuarios de Luz

Pero hay una historia interesante adicional en torno al colibrí. La enigmática y desinhibida pájara de las obras del maestro Emiliano López en su origen fue un colibrí que se transformó en una metáfora de libertad, de desenfado y de gozo a la vida, una metamorfosis que los grandes artistas logran por esa capacidad de recrear nuestra cultura y nuestras más escondidas expectativas:

imagenes de confinamiento dos 3


Por Gustavo Guerrero

(La opinión es responsabilidad del autor y se hace a título personal, por lo es independiente al de la postura institucional de la Galería)


Conoce más de obras de pintores mexicanos de Oaxaca en nuestras galerías

Por qué comprar arte mexicano